DEJA LA ENVIDIA A UN LADO EN 3 SIMPLES PASOS

Julieta-Arango-Blog6

DEJA LA ENVIDIA A UN LADO EN 3 SIMPLES PASOS

La envidia es un sentimiento muy común y exacerbado en estos días, tanto por las redes sociales como por la competencia de tener, o llegar más lejos, que otros.

Sales a comer con tus amigas cuando una dice “¿Te enteraste que María se comprometió? El novio le pidió la mano de la manera más original posible. hizo… ”  Y tú, con dolor de estómago de la rabia, solo llegas a sonreír y decir ¡Qué bien por ella! Y por dentro “Esa &%$# (añade un insulto en el espacio).  Te ha dolido en el alma porque llevas 5 años con tu novio que no se anima al compromiso.

Como dice Seth Godin: el Internet es un amplificador de la envidia. Abres tus redes sociales y ves un montón de fotos felices: vacaciones, niños perfectos, amor a la vista, días fabulosos en el trabajo, entre otros. Mientras observas este festín de felicidad sientes un vacío en el pecho por todo aquello que no tienes todavía.

Estos dos ejemplos, que puedes extrapolar a cualquier situación de envidia, te pueden llevar a voltearte al lado oscuro:

  • Esos %&$# (inserta insulto de tu preferencia), les voy a demostrar que yo también puedo. [Sentimiento: Venganza]
  • Con que María se comprometió, pues ojalá la dejen plantada en el altar [Sentimiento: Maldiciones y mala yuyu]